NUTRICIÓN

SUPLEMENTOS DEPORTIVOS: ¿SON REALMENTE NECESARIOS?

Si te acercas al Nutriólogo esperando recibir tu lista de suplementos, estás equivocado.  Los suplementos deportivos y la Nutrición Deportiva no son sinónimos. Cualquier persona, incluida un deportista, puede cubrir perfectamente sus requerimientos con una correcta alimentación.

1. ¿Qué es un suplemento deportivo?

Se define como suplemento nutricional a un producto alimenticio, adicionado a una dieta total, que puede contener vitaminas, minerales, hierbas o plantas, aminoácidos, metabolitos, constituyentes, extractos o cualquier combinación de estos (Dietary Supplement Health and Education).

Existen miles de suplementos disponibles en el mercado. Algunos contienen una sola sustancia, mientras que otros pueden tener una mezcla de ingredientes. La mercadotecnia, siempre a la vanguardia, sabe hacer uso de las palabras para sugerir que estos productos mejoran el rendimiento deportivo. ¿Pero realmente funcionan?

2. Suplementos deportivos más populares

Existen distintos tipos, y los podemos clasificar de acuerdo al nutriente que aportan:

2.1. Suplementos proteicos

Como su nombre indica, estos suplementos aportan proteínas. Son los más utilizados por los deportistas por la importancia que tiene la proteína en el mantenimiento de los músculos. Los que más se consumen son los derivados del suero de la leche. Los hay de dos tipos:

  • La proteína del suero de la leche: más conocida como proteína Whey. Es una proteína muy completa, con un alto valor biológico y que contiene altos índices de aminoácidos, lo que ayuda a la rápida recuperación del músculo. Es una proteína de fácil absorción por nuestro organismo.
  • La proteína de Caseina: es una fracción de la proteína de la leche, una proteína anticatabolica (evita la pérdida de volumen muscular). Su liberación de aminoácidos en sangre es lenta y constante, por lo que se aconseja tomarla por la noche.

2.2. Suplementos de Aminoácidos

Los aminoácidos más consumidos son la Glutamina, la Creatina y los BCAAS.

Sus propiedades principales son el aumento y recuperación de la masa muscular. También aportan energía, que nos permite entrenar con mayor intensidad y mejorar nuestro rendimiento como deportista.

2.3. Suplementos de vitaminas y minerales

Cabe destacar la Coenzima Q, que tiene un alto poder antioxidante y nos protege de los radicales libres que pueden dañar nuestras células, provocando un envejecimiento prematuro. Se recomiendan tomar en periodos de entrenamientos muy intensos.

2.4. Suplementos recuperadores de lesiones

El más consumido es la Condroitina, una sustancia natural que forma parte del cartílago de las articulaciones, por lo que ante una lesión puede ayúdanos a su recuperación.

2.5. Suplementos “Quemagrasa”

Destacamos la L-Carnitina, Es una molécula que fabrica nuestro cuerpo, cuya misión es transportar las grasas que llegan desde los tejidos adiposos hacia la mitocondria celular, lugar en el que serán convertidos en energía.  Es un suplemento consumido con la idea de perder grasa y obtener energía.

3. Si los consumo: ¿Pueden ser perjudiciales?

Casi todos los suplementos que se venden sin receta “parecen” ser seguros para la población general, mientras se tomen en las dosis recomendadas. Sin embargo, hay quienes llegan a pensar que, si uno es bueno, diez es mejor, y ahí es cuando entra el peligro, y no por consumir más de lo que necesitas mejorarás tu rendimiento físico. Los excesos pueden ser perjudiciales para la salud y no debemos olvidar que se tienen que consumir como complemento de una buena dieta.

Para muchos, es más práctico tomarse un batido de proteína en polvo después de entrenar, porque se puede transportar mejor que un trozo de carne. Por lo tanto, muchas situaciones justifican el uso de algún suplemento deportivo. La recomendación es consultar a un nutriólogo o un especialista para que te diga cuál es el ideal para ti y qué cantidad necesita tu cuerpo.

3. Reglas para elegir un suplemento seguro

  • Los recomendados, los que tengan registro sanitario del país procedente: te asegurarás de que son productos revisados, y con un buen uso no deberían causar daños a la salud. Investiga bien la marca del producto que quieres comprar o consúltalo con un especialista.
  • Lee bien la etiqueta: además de la información nutrimental, también es importante conocer el resto de ingredientes para saber  lo que te vas a tomar. El problema es que no podemos comprobar que realmente el producto contenga lo que dice, muchos suplementos, de dudosa procedencia, se etiquetan de manera incorrecta y contienen sustancias que no se mencionan y que pueden presentar un riesgo para la salud.
  • El término “natural” no significa que sea seguro: los suplementos, aunque sean a base de sustancias naturales, contienen compuestos que podrían generar efectos secundarios negativos o interactuar de alguna manera con algunos medicamentos.
  • Productos milagro, ¡Atención!: lo más importante, es que sepas que no hay píldoras mágicas. Si existieran, todos seríamos fuertes, sanos y ganaríamos todas las carreras. Recuerda que no hay nada mejor que una buena alimentación combinada con el entrenamiento. ¡Los productos milagrosos no existen!

 

Si te gusta, compártelo 🙂 Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Raquel Pérez de León

Raquel Pérez de León

Nutrióloga apasionada del ejercicio y maratonista. Maestra en Nutrición Deportiva y asesora nutricional a deportistas, principalmente maratonistas y triatletas. Amante de su profesión, le encanta promover un estilo de vida saludable. Su Web: nutricioncyd.com

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *