ENTRENAMIENTOSALUD

LA READAPTACIÓN DE LESIONES

Cada vez son más las personas que practican el running, son mejores las zapatillas con la que corremos y más especializados los profesionales que llevan los entrenamientos, pero la cantidad de lesiones sigue creciendo pero…¿Por qué?

Son pocas las personas que no se han lesionado o sentido dolor a lo largo de su vida, en muchas ocasiones esta situación nos condiciona la práctica deportiva ya que nos impide seguir entrenando o competir. Pero… ¿y si no debemos de parar de entrenar?,  simplemente tendríamos que tener en cuenta nuestra lesión y adaptar nuestros entrenamientos a mejorar el estado en el que nos encontramos.

De esta acción surge el término Readaptación, el cual se define como el proceso de enseñanza-aprendizaje mediante el cual se restablecen y mejoran los patrones físico-motores generales y específicos de un deportista lesionado, facilitando en el menos tiempo posible, un estado de bienestar óptimo que le garantice la incorporación a su actividad habitual con normalidad y dirigida para el esfuerzo en el entrenamiento y el rendimiento.

Actualmente cuando tenemos una molestia física o una lesión diagnosticada por un médico es común acudir al fisioterapeuta para que nos devuelva a un estado en el que podamos entrenar, pero el entrenador también debe formar parte del proceso de recuperación ya que tiene que adaptar el entrenamiento al lesionado.

Son muchos los factores de lesión que pueden influir (hasta 76 expongo en mi libro) pero los más influyentes son:

  • Entrenamiento de fuerza: Habréis oído la frase: “corremos para estar en forma, pero hay que estar en forma para correr” y es la verdad, Si nuestro cuerpo no está preparado tenemos muchas probabilidades de lesionarnos. Una buena condición física basándonos en el ejercicio de pesas, hará que nuestro cuerpo esté preparado para el impacto que sufren las articulaciones entre otras funciones.
  • Fatiga: Controlar la carga del entrenamiento es fundamental para conocer el nivel de cansancio que nos produce, ya que es determinante si queremos rendir. El sobreentrenamiento hace que estemos cansados durante el día y que nuestro organismo no funcione correctamente, incrementando el riesgo de lesión. Antes que cantidad piensa en la calidad. Muchos de los corredores que llegan a la clínica llegan con excesos de carga, que hacen que lesionen.
  • Tratamiento: Hacer caso a los profesionales, guardar los tiempos que nos marcan e ir haciendo una progresión en nuestro entrenamiento es la clave para no volver a lesionarnos. Este punto hace hincapié en que una vez que nos lesionamos, tenemos muchas más posibilidades de volvernos a lesionar. Las frases de un profesional de la salud cuando le preguntamos ¿Puedo correr? y su respuesta sea “corre poco a poco y se te duele para” o “anda y si ves que no te duele corre” nos van a asegurar que nos vamos a lesionar, ya que este no es el proceso a seguir. Asesorarse de profesionales que nos indiquen el camino correcto y nos programen la readaptación a seguir es fundamental. Nuestras ganas de volver a entrenar después de una lesión puede hacer que no respetemos los tiempos, ten paciencia.

Otros factores que pueden influir en que se produzca una lesión: deporte practicado, técnica, sexo, edad, estrés, lesiones anteriores, genes, descompensaciones…

Un buen diagnóstico médico, el tratamiento del fisioterapeuta y el entrenamiento del readaptador van a ser las claves para la recuperación total de nuestra lesión y por eso que exista comunicación entre estas tres personas es la clave del éxito.

Si se juntaran más profesionales de la salud sería genial, un nutricionista, psicólogo, podólogo… dependiendo de la lesión.

Actualmente este trabajo multidisciplinar es difícil encontrarlo en el servicio público y es por eso que cada vez son más los centros privados que involucran a más profesionales y cada vez más especializados.

proceso reeducación funcional

Figura: Cuadro proceso reeducación funcional (Gómez 2017 basado en Arden y col. 2016; Lalín y Peirau, 2011; Paredes 2009).

Este es uno de los cuadros que nos podremos encontrar en el libro, donde nos da una idea del proceso que debe de seguir el lesionado y de los profesionales que se deberían de encargar. Este es un ejemplo general, ya que tendríamos que tener en cuanta que cada lesión es diferente y cada caso hay que individualizarlo.

Las lesiones más comunes que nos podemos encontrar son:

  • Tendinopatías
  • Lesiones musculares
  • Lesiones óseas
  • Lesiones Ligamentosas
  • Cartílago

Cada una de ellas tiene unos factores de riesgo y un proceso de recuperación diferente.

Mi experiencia laboral me ha hecho ver la importancia que tiene que un entrenador conozca las lesiones y por eso me decidí a escribir la primera guía en readaptación de lesiones. Espero que esta guía ayude a toda persona que cuida de los lesionados, que comprendan que es un proceso complicado y que lleva su tiempo.

AutorIldefonso Araque, graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, acaba de publicar un libro sobre Readaptación de lesiones. Si quieres saber más sobre este tema, pulsa en el siguiente enlace para adquirir el  >> libro <<

Si te gusta, compártelo 🙂 Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Print this page
Print
Practicarunning

Practicarunning

Blog de consejos para los amantes del running, donde encontrarás información interesante sobre entrenamientos, nutrición deportiva, lesiones y vida sana en general, de la mano de profesionales y expertos. ¡Apúntate a nuestra Newsletter y recibirás los nuevos artículos directamente en tu buzón de correo!

2 Comentarios

  1. Silvia
    1 julio, 2018 at 12:44 pm — Responder

    Yo tuve una lesión en la cadera y realmente tuve que readaptar mi entrenamiento, pero ahora sigo corriendo maratones 😀. Interesante artículo.👍

    • Practicarunning
      1 julio, 2018 at 1:17 pm — Responder

      Gracias por tu comentario Silvia. Nos alegramos que te hayas recuperado y que sigas disfrutando del running.
      Un abrazo compañera!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *