SALUD

ESCLEROSIS MÚLTIPLE Y RUNNING

La película “100 metros” protagonizada por Dani Rovira tuvo un gran éxito de taquilla, crítica y aceptación entre los espectadores. El film cuenta la historia real de Ramón Arroyo, que tras ser diagnosticado de Esclerosis Múltiple (EM), decide no rendirse frente a la adversidad y entrenar muy duramente para poder participar en pruebas como el maratón, triatlón  e incluso competir en un IronMan.

Probablemente lo que más llega de esta película es el hecho de que está basada en una historia real, por lo que impresiona a cualquier espectador, pero especialmente a aquellos que se mueven dentro del mundo del running y el triatlón y conocen la dureza de un ironman, esta prueba consiste nada más y nada menos que en 3,86 km de natación en, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie (maratón). Es una de las pruebas más duras del mundo deportivo realizadas en el mismo día.

1. ¿QUÉ ES LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE?

La Esclerosis Múltiple, también llamada EM, es una enfermedad autoinmune que afecta al Sistema Nervioso Central.

En términos generales, una enfermedad autoinmune es aquella en la que el organismo actúa contra sus propias células. Es de origen desconocido y suele aparecer de forma repentina en adultos jóvenes.

2. SÍNTOMAS DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

La enfermedad cursa con distintos tipos de síntomas ya que depende de las áreas del cerebro a las que afecte, pero los síntomas más comunes son:

  • Fatiga y dolor
  • Pérdida de equilibrio
  • Problemas visuales
  • Dificultades en el habla
  • Dificultades cognitivas
  • Temblores

3. DIAGNÓSTICO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Para entender lo que ocurre en esta enfermedad es importante explicar que en el Sistema Nervioso Central hay una sustancia llamada mielina que recubre y protege las fibras nerviosas.

Esta mielina, además, sirve para facilitar la transmisión de los impulsos nerviosos que son los que hacen que la información que va hacia y desde el cerebro llegue de manera correcta al resto del cuerpo. En la EM la mielina se pierde y deteriora, y forma una especie de cicatrices, llamadas esclerotomas, por los que la información nerviosa no pasa de forma correcta ni lo suficientemente rápido. Estos esclerotomas pueden aparecer en muchas partes diferentes del Sistema Nervioso Central, por eso este tipo de esclerosis se llama múltiple y causa síntomas tan diversos.

En la siguiente infografía podemos ver un esquema de una mielina dañada:

Infografía Esclerosis Múltiple

4. TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE 

Las personas que la padecen suelen sufrir brotes, es decir, momentos en los que al paciente le aparecen muchos síntomas de golpe. La mejor o peor recuperación tras estos brotes depende del tipo de EM que la persona padezca, en algunos casos pueden llegar a recuperarse del todo y, en otros, van quedando secuelas que se van acumulando según se van sucediendo los brotes.

A día de hoy no hay una cura para el EM, aunque se están intentando tratamientos con diversos fármacos. Ante un brote, será el neurólogo quién deberá indicarle al paciente el tratamiento más adecuado en función de la gravedad del brote.

Los más utilizados son Tratamiento farmacológico con corticoides y/o tratamiento con fisioterapia, o no aplicar tratamiento por tratarse de síntomas muy leves.

5. ESCLEROSIS MULTIPLE Y RUNNING

En el pasado era habitual que a las personas con EM se les recomendase no realizar actividades físicas demasiado vigorosas. Los motivos de esta recomendación eran:

  • La propia discapacidad física que puede derivar de la enfermedad y que puede impedir la práctica deportiva.
  • El problema de que los síntomas pueden empeorar con el aumento de la temperatura corporal que se produce durante el ejercicio.
  • La necesidad de conservar energía para otras actividades más necesarias.

Actualmente está comprobado que una vida sedentaria puede empeorar los efectos de la EM como la atrofia y debilidad muscular o la fatiga.

La práctica del running y deporte en general pueden aportar muchos beneficios a las personas que padecen esta enfermedad, y los impedimentos enumerados anteriormente se logran solventar.

¿Cómo?

  • Adaptando las actividades a la capacidad de cada persona.
  • Intentando mantener la temperatura corporal lo más baja posible durante el ejercicio bebiendo mucha agua, llevando ropa transpirable y procurando no entrenar en ambientes calurosos.
  • Alternando momentos de actividad con momentos de reposo durante los entrenamientos.
  • El paciente tiene que tener presente que debe dosificar su energía para poder realizar todas las actividades de su día a día.

Lo que sí está totalmente contraindicado es el realizar ejercicio físico mientras la persona está sufriendo un brote de la enfermedad.

Por lo tanto, lo que antes eran problemas ahora no se ven como tales ya que se ha demostrado que las ventajas de practicar deporte son mucho más grandes que los posibles inconvenientes para las personas con EM.

Hay estudios que han demostrado que la actividad física y el deporte tienen una influencia favorable en muchos de los mecanismos relacionados con la salud del cerebro, por lo que puede ayudar a disminuir los procesos negativos relacionados con la EM.

Está comprobado que la actividad aeróbica mejora la capacidad cardiorespiratoria de quien la practica, también aumenta la fuerza y resistencia muscular, algo que es de suma importancia en las personas con esclerosis múltiple, quienes normalmente suelen tener niveles altos de fatiga tanto general como muscular. También mejora la movilidad y el equilibrio de las personas que lo realizan.

Todo esto hace que la calidad de vida de estas personas mejore en gran medida ya que tienen fuerza y energía para poder hacer muchas más cosas que previamente no podían hacer. Y esto, a su vez, hace que su estado de ánimo mejore de manera importantísima y repercuta muy positivamente en su autoestima. En consecuencia, al verse capaces de hacer más cosas por sí mismos, tienen ganas de hacer cada vez más cosas.

La actividad física está comprobado que tiene efectos muy beneficiosos sobre el estado de las personas a nivel psicológico, por lo que es normal que con las que padecen EM suceda exactamente lo mismo.

Por lo tanto, el running o la actividad física tiene casi solo ventajas para las personas con EM, aunque es obvio que tienen que tomar más precauciones que los que no padecen esta enfermedad. Fundamentalmente deben realizar actividad física con una prescripción individualizada por un profesional, siempre comenzar a practicar poco a poco y bajo supervisión y, por supuesto, parar si notan cualquier síntoma que pueda relacionarse con un brote de la enfermedad.

Sabiendo esto se podría decir que tanto correr, natación y el ciclismo son aconsejables para las personas que padecen de esclerosis múltiple.

La pregunta sería si un Ironman es una actividad verdaderamente recomendable dado el nivel de esfuerzo tanto físico como mental que implica. Posiblemente no, básicamente porque no es lo más adecuado para nadie dado que es una competición altamente extenuante y que comporta muchos riesgos dado el nivel tan elevado de esfuerzo que supone durante un tiempo tan prolongado.

Dicho esto, la realidad es que lo importante es tener motivación y plantearnos retos en la vida, especialmente cuando se presentan adversidades en el camino. Por lo tanto si una persona con esclerosis múltiple decide entrenar para hacer un Ironman, un triatlón, una carrera o cualquier competición, no queda más que aplaudirle y animarle para que continúe, ya que lo único realmente imposible es lo que no se intenta. Tal y como dice Ramón Arroyo en su libro, simplemente, “rendirse no es una opción”.

Finalmente, os proponemos que veáis el mejor vídeo de esfuerzo, superación y motivación, donde vemos a Ramón Arroyo conseguiendo finalizar el ironman que se propuso, y tal como dice el mismo al final del vídeo: “No permitáis nunca que nadie os diga que no sois capaces de hacer cualquier cosa que os propongáis, ni siquiera vosotros mismos.”

Referéncias:
– Ahmadi, A., Arastoo, A. A., & Nikbakht, M. (2010). The effects of a treadmill training programme on balance, speed and endurance walking, fatigue and quality of life in people with multiple sclerosis. International Sportmed Journal, 11(4), 389-397.
– Bansi, J., & Kesselring, J. (2015). Exercise and sports therapy in multiple sclerosis. Deutsche Zeitschrift für sportmedizin, 66, 308-3012.
– Dawson, A. (2013). Strenght and conditioning training for persons with multiple sclerosis. Journal of Australian Strength and Conditioning, 21(1), 58-66.
– Kileff, J., & Ashburn, A. (2005). A pilot study of the effect of aerobic exercise on people with moderate disability multiple sclerosis. Clinical rehabilitation(19), 165-169.
– McConnell, A. (2008). Can physical activity bring benefit to people with MS? The sport and exercise scientist(17), 12-14.
– Motl, R., Gappmaier, E., & Nelson, K. (2011). Physical Activity and Cognitive Function in multiple sclerosis. Journal of Sport & Exercise Psychology, 33, 734-741.
– White, L., & Dressendorfer, R. (2004). Exercise and multiple sclerosis. Sports Med, 34(15),

Si te gusta, compártelo 🙂 Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Marta Agnieszka Panufnik

Marta Agnieszka Panufnik

Diplomada en Fisioterapia y Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte por la Universidad de Alcalá. Ejerce como fisioterapeuta especializada en fisioterapia neurológica pediátrica y profesora asociada en la Universidad de Alcalá. Corredora y triatleta aficionada.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *